dimarts, 30 de desembre de 2014

Adéu 2014

No voldria acomiadar l´any sense penjar una darrera entrada.. Què dir d´aquest any 2014?. Doncs podria dir-vos moltes coses, de bones i de dolentes, perquè a la meva vida hi ha de tot, com a la vida de tothom. Podria explicar-vos qui del meu entorn m´ha fet contenta i qui m´ha decebut. Que exactament m´ha fet feliç i que exactament m´ha llevat la son. Quines coses he aconseguit i en quines he fracassat. Però resulta que no tinc la intenció de convertir aquest blog en un confessionari, i per tant, no penso donar detalls -ni positius ni escabrosos perquè no vull posar-vos les dents llargues ni tampoc fer-vos plorar-.

Així que, a grans trets, us diré que l´any 2014 ha estat un any d´aprenentatge. Un any de descobriments. Un any d´abandonar la meva consolidada zona de confort per anar a la recerca de la felicitat incerta. En resum: l´any 2014 m´he fet gran. 

He descobert que les coses no són mai del tot blanques o negres. I que es pot riure sense ensenyar les dents i plorar sense deixar anar cap llàgrima. 

He descobert que un sol pensament té el poder d´enlairar-te i el poder d´enfonsar-te: tot depèn del teu enfocament. 
He descobert que, de vegades, pagues un peatge molt alt per ser-te fidel, quan sovint, ser-te infidel té, fins i tot, recompensa.

He après que, quan menys t´ho esperes, la vida pot fer un gir inesperat. I he après a confiar.

He après a acceptar, a agrair i a deixar anar, entomant que les coses passen perquè si, que res no és personal i que no, no hi ha cap conxorxa universal per espatllar-te el dia. 

He après que la gent que val la pena sempre hi és i la que no... bé, a qui l´importa la que no?. Ah!. I que tot, tot, tot és millor amb sentit de l´humor.

Així que gràcies a tots aquells que heu compartit amb mi aquests 365 dies. Gràcies per acompanyar-me. Gràcies per ser. I feliç any nou!


dijous, 18 de desembre de 2014

Pessebre nadalenc by Max

¿A què tenies ganes de veure´l?. Doncs aquí el teniu, la nostra representació particular del tradicional pessebre de Nadal. 

Cada any anem afegint una nova figureta -voltem per les fires i les botiguetes fins a decidir quina serà la nova incorporació-. Aquest aquest any fins i tot tenim un lleopard!.

Enguany, també hem fet algunes "reformes" respecte l´any anterior, perquè misteriosament ens havia desaparegut el portal, i el pont del riu, i el pixaner, i el caganer, i les pedretes de colors que l´àvia del Max va recollir a la Costa Brava... Però res. Ja ho tenim solventat i el Max està molt content amb el seu renovat pessebre.










Us agrada?


dimarts, 16 de desembre de 2014

Love yourself . Much, much

"Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se
estaban muriendo.

El Roble le dijo que se moría porque no podía ser tan alto como el Pino.
Volviéndose al Pino, lo halló caído porque no podía dar uvas como la Vid. Y la
Vid se moría porque no podía florecer como la Rosa.
La Rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el Roble. Entonces
encontró una planta, una Fresa, floreciendo y más fresca que nunca.

El rey preguntó:
¿Cómo es que creces saludable en medio de este jardín mustio y sombrío?
No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que cuando me plantaste, querías
fresas. Si hubieras querido un Roble o una Rosa, los habrías plantado. En aquel
momento me dije: Intentaré ser Fresa de la mejor manera que pueda." 



Nadie es mejor que tú siendo tú. Nadie puede ser tú y tú no puedes ser otra persona. No te machaques por todo lo que no puedes ser porque no está en tu naturaleza serlo, y refuerza tus aspectos positivos, los que te hacen único y especial, los que te diferencian del resto de las personas. 

A menudo no encajarás y quizás creas que estas fallando: puede ser que no te escojan para ese trabajo al que te presentaste, que alguién que te gusta no se enamore de ti o que alguién a quién aprecias no te aprecie tanto como tú a él. Pero esto no significa que tú estes fallando, simplemente significa que esa empresa o esa persona está buscando un perfil distinto al tuyo, otra personalidad, otras características, ni mejores ni peores, sólo diferentes a la tuyas. 

Pero no te rindas. Porque habrá otras muchas otras empresas que si necesitarán específicamente tu talento y habrá muchas otras personas que si se enamoraran de ti o que valoraran tu amistad como el más preciado de los tesoros.  Así que da lo mejor de ti, a tu manera, con tu propio estilo, sin estar pendiente de que hacen o que dicen los demás, porque sólo si estás seguro de ti, si te sientes cómodo en tu propia piel, podrás saborear cada etapa y cada momento de tu vida. 

Y si brillas con tu propia luz, seguro que acabas iluminando a muchas otras personas.

 

¿Todo o nada?


Pensamientos rígidos. Sensación de conmigo o contra mí. O blanco o negro. Todo o nada. Sin grises, sin matices. Porque crees que las cosas sólo pueden estar bien o estar mal. Sin término medio. Y al que se equivoca hay que juzgarlo con dureza. Porque pasas del amor al odio en un microsegundo. Porque piensas que las cosas sólo pueden ser positivas o negativas, sin pararte a analizar otros aspectos. Porque casi todo el mundo te acaba decepcionando. Porque no eres capaz de abrir tu mente, de ser más tolerante, más generoso, para entender que hay otros que tienen opiniones distintas. Pensamientos polarizados. Dicotómicos. Pensamientos estrictos, repetitivos, en bucle. 

¿Eres así o no eres así?


dimecres, 10 de desembre de 2014

Ho Ho Ho, ¿se acerca la Navidad y ya estáis temblando?

Ya está aquí, un año más, ese tiempo de hogares adornados con campanas y guirnaladas, abetos decorados con bolas de colores, calles iluminadas, celebraciones familiares, comilonas y anuncios de juguetes y perfumes. 

Si, ya está aquí y un montón de gente ya está temblando porque la Navidad no es precisamente su mejor época, por muchos y distintos motivos: porque están lejos de la familia, porque hay familiares que ya no están, porque no tienen trabajo - ni dinero- y saben que van a pasarlo mal al no poner regalar a sus hijos todo lo que quisieran, porque son padres separados y no van a tener a sus hijos en esos días especiales, porque acabas de romper con tu pareja, porque no te gusta el consumismo desmesurado y la mercantilización de la Navidad, porque encuentras que no hay motivo para celebrar nada, porque odias las cenas de empresa navideñas y el maldito amigo invisible o directamente porque no te gusta la Navidad.

Y, ¿cómo puedes sobrevivir a la Navidad si está presente en todo lo que te rodea?. Pues la clave está en saber mantener el equilibrio. Si. Encontrar un término medio que te permita llegar a enero fiel a tus principios pero sin necesidad de convertirte en el Sr. Scrooge

Es decir, reúnete con familiares o amigos - no es necesario ser huraño-, disfruta de su compañía, pero tampoco hace falta que te llenes la agenda sin dejar un sólo hueco libre. Aprendre a decir que no. 

Come. Cómete la escudella de la mami que estamos de acuerdo que es inigualable. Y los canelones también. Y si te apetece -sólo si te apetece- invita a alguién a tu casa, pero cocina la cantidad de comida adecuada. No despilfarres. No hace falta que compres el turrón más caro del mundo. No llenes la nevera y el congelador como si fueras un oso a punto de invernar ni cometas más excesos de lo estrictamente necesario -tu salud, tu bolsillo y tu silueta te lo agradecerán-.

Regalos sí, pero sin arruinarte: no compres regalos por encima de tus posibilidades, así que márcate un presupuesto y no te salgas de él. Quién te quiere, conoce tu situación económica y agradecerá tu pequeño esfuerzo y quién no te quiere, no se merece que dejes tu cuenta corriente en número rojos. El amor no se demuestra con regalos caros que no te puedes permitir. Y en cuanto a ti, permítete un capricho, pero márcate un límite - y si puedes, mejor te esperas a las rebajas que apenas faltan unas semanas-.

Y sobretodo, sean cuáles sean tus circunstancias, no le des más importancia a la Navidad de la que realmente tiene: no te amargues pensando que tus Navidades no serán como las que aparecen en los anuncios. No pretendas que todo salga bien o que los días de fiesta sean perfectos. No te fuerces a ser más feliz de lo normal porque la felicidad, querido amigo, no funciona así. Aunque los días festivos aparezcan  señalados de rojo en los calendarios, son días igual a todos los demás días del año. No te tortures ajustándote a un esterotipo que quizás no va contigo. No te castigues si este año tu situación no es la de siempre. Acepta los cambios -da igual si es Navidad o no- porque la vida sigue.

Y si actúas así, si eres capaz de conservar tu objetividad sin atormentarte ni exigirte más de la cuenta sólo porque es Navidad, podrás aprovechar estos días para descansar, relajarte, disfrutar con los tuyos sin las prisas de siempre y llegar a enero con las pilas recargadas.

Venga, que por mi no sea... ¡Feliz Navidad!

diumenge, 7 de desembre de 2014

Tus hijos no son tus hijos


Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen. 

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños. 

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer. 

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

Kahlil Gibran

divendres, 5 de desembre de 2014

Et paralitza la por als canvis?

Ho va dir Darwin: "No és l´espècie més forta la que sobreviu, ni la més intel.ligent, sinó aquella que respon millor als canvis"

És allò d´adaptar-se o morir. Allò de no ser rígid, ni  amb un mateix ni amb l´entorn. No quedar-te paralitzat quan s´acosten "canvis" -qualsevol tipus de canvi- que saps que afectaran la teva zona de confort, saber reaccionar, ser fort i flexible al mateix temps, com el bambú, no aferrar-te al que sempre has estat o al que sempre has tingut -malgrat que saps que ha arribat l´hora de tancar etapes i d´obrir-ne de noves-.

És normal tenir por als canvis, perquè els humans som reticents a abandonar allò que ens és còmode -perquè és el que coneixem i el que controlem-. Però la vida és una constant transformació que no es deté mai: la natura, les persones, el món, l´univers sencer estan sempre en moviment, canviant, fluint i evolucionant. I, de la mateixa manera, nosaltres, com a individus, no ens podem quedar aturats, perquè també ens transformen, travessem diferents etapes vitals i sovint ens veiem obligats a introduir canvis a la nostra rutina habitual per readaptar-nos: canviar de casa, de ciutat, separar-te, madurar, començar una nova relació, deixar una feina perquè et sents atrapat -o perquè t´acomiaden-, tenir un fill -i després decidir si en vols tenir més-, envellir... 

Els canvis SEMPRE són un repte, una nova oportunitat, però de vegades ens provoquen vertigen i ens envaeix una desagradable sensació d´inseguretat. I sents que si dones una passa més cauràs per un precipici, així que et paralitzes. Com enfrontar aquestes pors?