dimecres, 18 de juliol de 2012

Microrelato


"Mientras subía la escalera de la avioneta que habría de devolverla al continente, Mamen echó un último vistazo a la isla para retener en su memoria todos los colores y todas las luces de aquel paraíso. Regresaba muy bronceada y su vestido playero blanco relucía como un vestido de novia. La maleta de charol rojo pesaba menos porque iba más vacía. Las suelas de sus chanclas, inmaculadas a su llegada, ahora estaban gastadas. Pero volvía con el corazón lleno. Se sonrió. A modo de despedida había dejado el foulard verde atado al pomo de su puerta. Él entendería.
Jamás podría olvidar a Ignasi… ni falta que hacía porque pronto volverían a reunirse. Viva la vida pensó Mamen."

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada