dilluns, 13 de gener de 2014

Reflexions, cristalls i pedres semiprecioses / Reflexiones, cristales y piedras semipreciosas


Avui, mentre passejava ràpid cap a la pelu, em ballava al cap una frase que em va dir una persona sense adonar-se´n que jo l´escoltava amb molta atenció: "Si canvies la forma de veure les coses, les coses canviaran de forma. Confia en tu. Confia i les coses tindran la forma que tu vulguis que tinguin"

I curiosament, un cop ja instal.lada a la cadira anatòmica de la pelu davant del mirall, amb els cabells enredats entre els paperets de plata, escolto que una de les perruqueres li diu a l´altra: "... En aquesta vida tot és psicològic: si creus que pots, aleshores pots. Si creus que ets una merda, aleshores tot et surt com el cul. No saps la de vegades que he vist com un canvi de look et canvia la vida!".

I el meu cervell ha relacionat immediatament la primera frase amb la segona, perquè penso que són dues maneres diferents de dir el mateix: Que les coses són com nosaltres volem que siguin. Que tot es qüestió d´actitud, de fé, d´enfocament. Que si creus en tu, faràs que les coses que no t´agraden canviïn. Si et valores, arribaràs allà on tu vulguis. I aleshores, sense motiu aparent, m´he sentit bé, reconfortada i m´he dut la ma al coll per comprovar que el cristall seguia allà. I sí. Hi era. 

Arribats a aquest punt he de fer una petita confessió: a mida que els vaig descobrint, més em van agradant els cristalls carregats d´energia interior i les pedres semiprecioses. M´agrada mirar-les, tocar-les, dur-les al damunt... M´agrada pensar que van ser arrencades de la terra, transportades, treballades per mans expertes fins arribar a mi i que dur-les al damunt em connecta amb llocs llunyans i energies que desconec.

Ja tinc un robí en zoisita -super regal d´aniversari- que promou l´accés al record de l´ànima i l´aprenentatge espiritual. Estranyament, facilita la individualitat al mateix temps que et connecta amb la resta de la humanitat. Tinc també un crisoprasa que promou l´amor a la veritat -tot i que jo aquest amor fa temps que el practico-, estimula la creativitat i aporta sensació de seguretat i confiança, a l´hora que genera perdó i et desintoxica. Una labradorita que és una pedra de transformació que em va regalar fa temps una molt bona amiga vinguda d´Orient. La labradorita ens deslliura de les energies negatives i dels residus tòxics d´antigues decepcions, estimula la intuïció i et connecta espiritualment amb l´univers. Tinc també un ull de tigre que em va regalar una altra amiga quan no s´ho estava passant massa bé; aquesta és una pedra protectora que ajuda a resoldre conflictes interns, problemes d´autocrítica i d´autoestima, equilibrant el ying i el yang. Per últim tinc un ònix negre, pedra amiga dels secrets, que dóna força, cura ferides antigues i ajuda a aprendre lliçons de vida, bloquejant la melangia.

Tot això pensava amb els ulls tancats mentre la perruquera m´eixugava els cabells i em pentinava -que em toquin els cabells em posa la pell de gallina i em fa venir son-. Pensava també que aquest any que tot just estrenem m´ha d´anar de conya perquè estic fent molta feineta per aconseguir-ho. Pensava també que potser no creieu en el poder dels cristalls, però he de dir-vos que descobrir les seves propietats, escollir quin t´agrada més i posar-te´ls al damunt, en contacte amb la pell, dóna molt bon rotllo. I tot el que dóna bon rotllo en aquesta vida hauria de ser venerat!. 


Regalet d´una amiga que sempre em fa sentir bé!


 *******

Hoy, mientras caminaba rápido hacia la peluquería, me bailaba en la cabeza una frase que me dijo una persona sin darse cuenta de que yo le escuchaba con mucha atención: "Si cambias la forma de ver las cosas, las cosas cambiarán de forma. Confía en ti. Confía y las cosas tendrán la forma que tú quieras que tengan". 

Y curiosamente, una vez ya instalada en la silla anatómica de la pelu, delante del espejo con el cabello enredado entre papelitos de plata, he escuchado que una de las peluqueras le decía lo siguiente a su compañera: "... En esta vida todo es psicológico: si crees que puedes, entonces puedes. Si crees que eres una mierda, entonces todo te sale como el culo. No sabes la de veces que he visto como un cambio de look te cambia la vida". 

Y mi cerebro ha relacionado inmediatamente la primera frase con la segunda, porque pienso que son dos maneras distintas de decir lo mismo: que las cosas son como nosotros queremos que sean. Que todo es cuestión de actitud, de fé, de enfoque. Que si crees en ti, harás que las cosas que no te gustan cambien. Si te valoras, llegarás hasta donde tú quieras. 

Y entonces, sin motivo aparente, me he sentido bien, reconfortada y me he llevado la mano al cuello para comprobar que el cristal seguía allí. Y sí. Allí estaba. 

Llegados a este punto tengo que hacer una confesión: a medida que los voy descubriendo, más me gustan los cristales y las piedras semipreciosas cargados de energía interior. Me gusta mirarlos, tocarlos, llevarlos encima... Me gusta pensar que fueron arrancados de la misma tierra, transportados y trabajados por unas manos expertas hasta llegar a mi y que llevarlos conmigo me hace está conectada con lugares lejanos y energías que no conozco. 

Ya tengo un rubí en zoisita -super regalo de cumpleaños- que promueve el acceso al recuerdo del alma aprendizaje espiritual. Extrañamente, facilita la individualidad al mismo tiempo que te conecta con el resto de la humanidad. Tengo también una crisoprasa que promueve el amor a la verdad -aunque yo este amor hace tiempo que lo práctico-, estimula la creatividad y aporta sensación de seguridad y confianza, al mismo tiempo que genera perdón y te desintoxica. Una labradorita, que es una piedra de transformación que me regaló hace tiempo una muy buena amiga venida de Oriente. La labradorita nos libra de las energías negativas y los residuos tóxicos de antiguas decepciones, estimula la intuición y te conecta espiritualmente con el universo. Tengo también un ojo de tigre que me regaló otra amiga cuando no lo estaba pasando demasiado bien. Esta es una piedra protectora que ayuda a resolver conflictos internos, problemas de autocrítica y de autoestima, equilibrando el ying y el yang. Por último tengo un ónice negro, piedra amiga de los secretos, que da fuerza, sana las heridas antiguas y ayuda a aprender lecciones de vida, bloqueando la melancolía. 

Todo esto pensaba con los ojos cerrados mientras la peluquera me secaba el pelo y me peinaba -que me toquen el pelo me pone la piel de gallina y me da sueño-. Pensaba también que este año recién estrenado tiene que irme de coña porque estoy haciendo mucho trabajo para conseguirlo. Pensaba también que quizá no creéis en el poder de los cristales, pero tengo que deciros que dedicarte a descubrir las propiedades  de las piedras, escoger cuál te gusta más y ponértelas encima, en contacto con la piel, da muy buen rollo. Y todo lo que da buen rollo en esta vida debería ser venerado! . 

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada