dilluns, 6 d’octubre de 2014

Octubre


A mi el mes de Octubre no me gusta. No me gusta porque hace más frío que antes y menos que después. Porque empieza a oscurecer pronto y con el cambio horario aún se reducen más las horas de luz. No me gusta porque no hay paga extra de otoño. Porque todas las vacaciones -las de verano, las de invierno o las de primavera- quedan muy lejos.  No me gusta porque no sabes qué ponerte. Insisto, no hace ni frío ni calor. Porque llega mi cumple y nunca puedo celebrarlo en la terraza porque de repente empieza a llover o hace demasiado viento. No me gusta porque se me antoja un mes triste. Nostálgico. No me ha gustado nunca. Ni siquiera me gusta su nombre.

Y sin embargo, algo debe estar cambiando en mí, porque este año lo veo distinto. Porque me está gustando octubre. Porque ya no estoy encerrada entre cuatro paredes esperando que anochezca y descubrí que las mañanas de octubre tienen mucha luz. Porque me encuentro bien. Porque tengo tantos planes en la cabeza que me gustaría que este mes durara más, que Octubre fuera más largo. Porque un día puedo llevar sandalias y al siguiente botas de piel. Porque me apetece el recogimiento y el trabajo interior. El silencio. Y la sopa de galets. Porque vuelvo a leer historias que me atrapan y quiero leer más y más mientras oigo llover.


Porque todo, todo, todo, depende del cristal con que se mire... Octubre, je t´adore

 





Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada