dijous, 2 d’octubre de 2014

Troll. Troleo. Troleando. Remember: Dont´t feed the troll


Hasta la aparición de Internet, los trolls eran unos seres fantásticos que vivían en el bosque, tipo ogro, muy maleducados, groseros, sucios, malvados pero con pocas luces y que perdían mocos por la nariz -para haceros una idea, recordad a los trolls que aparecían en la serie de dibujos animados David el Gnomo-. Pero entonces aumentó masivamente el número de usuarios de Internet y con ellos, el uso de las redes sociales, y ahí se recicló el significado del término TROLL. 

¿A qué nos referimos hoy en día cuando hablamos de trolls?. Actualmente nos referimos a aquellos usuarios de Internet que anónimamente invierten su tiempo insultando a otros usuarios, faltando al respeto, ridiculizando a los demás y generando discusiones sin sentido, ya sea en foros, redes sociales, blogs, webs. El leitmotiv del troll es ofender a los demás usuarios de forma gratuíta y sin ninguna finalidad específica: aquello de tocar las narices porqué sí. No tienen normas ni escrúpulos. Lanzan su anzuelo -cualquier declaración carente de fundamento- y esperan a que alguién se lo trague. Y así empieza la polémica.

Según los expertos, si tienes la desgracia de tropezar con un troll, lo mejor que puedes hacer es evitarlo y no entrar en su juego, porque te desgastarás inútilmente y además, tienes la batalla perdida de antemano. Incluso la guerra. Porque según estudios recientes, el perfil psicólogico que se esconde detrás del troll señala que se trata de personas sádicas, manipuladoras, psicópatas y narcisistas, que carecen de empatía y se divierten con la desgracia ajena.  

Su único objetivo és ridiculizar, ofender y dañar a la comunidad. ¿Y por qué?. Por aburrimiento, por diversión, por venganza o para llamar la atención. En resumen, son peligrosos porque disfrutan haciendo daño a los demás, escondiéndose tras la tecnología y el anonimato.

Así que ya lo sabes. "Don´t feed the troll". Si no quieres que un troll te amargue el día, no respondas a sus ofensas. No te dediques a entretenerlo con tus respuestas. Ígnoralo. Porque si nadie les sigue el juego, se aburren y desaparecen.

Cap comentari :

Publica un comentari a l'entrada